El sábado día 11 de marzo a las 5:45 a.m nos juntaremos en la Parroquia de San Andrés . A las 6:00 a.m estaremos todos en Noain, recibiremos la bendicion del peregrino y comenzaremos la peregrinación para llegar al Castillo de Javier y participar en la Santa Misa a las 5 de la tardeResultado de imagen de foro castillo de javier

La Biblia nos habla de la peregrinación en el Salmo 122 (121):
Que alegría cundo me dijeron
Vamos a la casa del Señor
Ya están pisando nuestros pies
Tus umbrales, Jerusalén.
 

Jesús era un peregrino, su última visita a Jerusalén, siendo observante de la ley judía, fue como peregrino durante la fiesta de Pésaj, la Última Cena.

Una peregrinación o peregrinaje es el viaje a un santuario o lugar sagrado con connotaciones religiosas efectuado por un creyente (o grupo de creyentes). Pero también se llama peregrinación al mismo santuario o lugar religioso destinado a recibir peregrinaciones.

Los lugares de peregrinación sagrados pueden serlo porque allí sucedió un hecho significativo para la fe, porque contienen alguna reliquia, porque allí se venera especialmente a alguna figura, porque allí se realiza alguna actividad especial religiosa o por las connotaciones que tiene su entorno.

Un peregrino es el viajero que visita algún lugar sagrado, allí encuentra lo sobrenatural participando de una realidad diferente a la realidad profana.

La Peregrinación nos ofrece la posibilidad de reencontramos con nuestra propia historia cristiana, nuestra realidad transitoria en este mundo. Pero la nota característica es la forma festiva y gozosa de estas peregrinaciones, que ha de recordarnos que nuestro peregrinar hacia Dios no debe, ni puede ser lastimoso ni triste.

Así pues, las peregrinaciones favorecen la práctica de los valores cristianos, estimulan un culto integral a Dios (ver, oír, cantar, escuchar, tocar, convivir, etc.) Nos dispone a ser agradecidos y ante todo nos recuerda nuestra común subsistencia y la necesidad de una salvación comunitaria.

La peregrinación se puede realizar para profesar la fe, como método para expiar algún pecado, para pedir gracias, como agradecimiento por peticiones concedidas.

Si bien se puede peregrinar siempre a los lugares sagrados, cada peregrinación tiene su fecha central, donde generalmente se realizan festejos.