adviento3

¿QUIÉN ERES TÚ, SEÑOR?

Decimos que eres el esperado

pero ¡esperamos a tantos y tantas cosas!

Decimos que haces ver a los ciegos,

pero nos cuesta tanto mirar por tus ojos

Decimos que haces andar a los paralíticos,

pero se nos hace tan difícil caminar por tus senderos¡

¿QUIÉN ERES TÚ, SEÑOR?

Vienes a limpiar nuestras conciencias,

y nos preferimos caminar en el fango

Sales a nuestro encuentro para darnos vida,

y abrazamos las cuerdas que nos llevan a la muerte

Te adelantas para enseñarnos el camino de la paz,

y somos pregoneros de malos augurios.

 ¿QUIÉN ERES TÚ, SEÑOR?

Porque tenemos miedo a cansarnos

Porque, a nuestro paso, sale el desánimo

Porque, en la soledad, otros dioses vencen y se imponen

Porque, las falsas promesas, se hacen grandes cuando Tú no estás

¿QUIÉN ERES TÚ, SEÑOR?

Como Juan, queremos saberlo, Señor

Como Juan, quisiéramos preparar tu llegada, Señor

Como Juan, aún en la cárcel

en la que a veces se convierte el mundo

levantamos nuestra cabeza porque queremos que Tú nos liberes

¿QUIÉN ERES TÚ, SEÑOR?

Si eres la alegría, infunde a nuestros corazones júbilo

Si eres salud, inyéctanos tu fuerza y tu salvación

Si eres fe, aumenta nuestro deseo de seguirte

Si eres amor, derrámalo en nuestras manos

para, luego, poder ofrecerlo a nuestros hermanos.

¿QUIÉN ERES TÚ, SEÑOR?

Quien quiera que seas…sólo sé que el mundo te necesita

Que el mundo requiere de un Niño que le devuelva la alegría

Que la tierra, con tu Nacimiento, recobrará la paz y la esperanza

Por eso, Señor, porque sabemos quién eres Tú…

Ven y no tardes en llegar…Señor¡¡adviento_alegria

 

adviento2

CONVIÉRTEME, SEÑOR

Del ruido, que me impide escucharte,

a la paz que me permite sentirte con nitidez.

De la comodidad, que desfigura mi felicidad

a la sobriedad que necesita mi alma para no perderte

a la belleza interior como camino hacia la perfección

CONVIÉRTEME, SEÑOR

¡ De mi voz, suave y tímida para pregonarte,

a un testimonio vivo ,eficaz y valiente,

para proclamar que, como Tú,

nada ni nadie ha de salvar al hombre

CONVIÉRTEME, SEÑOR

De mi autosuficiencia, orgullo y seguridades

a la humildad para saber y poder encontrarte

CONVIÉRTEME, SEÑOR

De mis apariencias, simples e interesadas,

a la plenitud que me ofrece tu presencia,

real y misteriosa, dulce y exigente,

divina y humana, audible….y a veces silenciosa

Con respuestas….y a veces con interrogantes

CONVIÉRTEME, SEÑOR

Y dame un nuevo corazón para alabarte

Y dame un nuevo corazón para bendecirte

Y dame un nuevo corazón para esperarte

Y dame un nuevo corazón para amarte.

Amén.

inmaculada-de-murillo-dun-escoto

 

¡POR TI, MARÍA! 

1.Nos mantenemos despiertos. Tu figura, es despertador que nos hace conservar los ojos abiertos ante Jesús que llega.

2.Nos ponemos en marcha en el camino que separa  nuestra vida de la gruta de Belén. Pues, mirando hacia el suelo, a todas luces son tus huellas las que se ven.

3.Decimos “SI” aunque, a veces, nos cueste y nos duela. Pues, Nazaret, se da y se construye en todos los hombres y mujeres que digan, como Tú, que “SI”.

4.Soñamos aun estando despiertos pues, el adviento, es estar vigilantes y con una sonrisa en los labios: ¡El Señor vendrá!

5.Caminamos y avanzamos sostenidos por la fe. Porque, en Ti María, vamos con los cántaros de nuestro corazón para que Tú los llenes de la esperanza de Dios.

6.Miramos hacia el Misterio y, al encontrarnos contigo, nos asombramos de lo que gime y crece en tus entrañas de Madre: Dios humanado.

7.Oramos y cantamos, pensamos y guardamos silencio. Porque, tu ser de Madre, nos indica que en la oración y la alegría, el pensamiento y la sobriedad…podemos dar mucho mejor con Dios.

8.Creemos que es posible ser mejor o, por lo menos, diferentes a este mundo tan escaso de ilusiones y de esperanzas. Profesamos, en la gruta de nuestras casas, que se puede disfrutar en esta tierra sin dejar de lado al Señor.

9.Nos comprometemos, ante Jesús que viene, a limpiar por dentro –y también por fuera- aquello que nos pueda impedir la total comunión con Él. ¿Nos ayudarás María a transformar nuestra carne y hueso en madera de un humilde pesebre?

10.Contigo, María, cantamos las grandezas del Señor. ¡Algo pequeño se hizo grande en Ti cuando, Dios, se detuvo frente a tu persona! Hoy, como ayer y siempre, te decimos: ¡BIENAVENTURADA E INMACULADA MARÍA!

SENCILLA PRESENTACIÓN DE LA EXHORTACIÓN EVANGELII GAUDIUM DEL PAPA FRANCISCO

          El martes día 26 de noviembre de 2013 se dio a conocer la Exhortación apostólica Evangelii gaudium (EG. La alegría del Evangelio), del Papa Francisco. Se trata de un documento que se une a la serie de grandes regalos que nos hicieron los Papas anteriores, por ejemplo la exhortación  Evangelii nuntiandi (Anuncio del Evangelio) de Pablo VI,  y las encíclicas Redemptor hominis (Redentor del hombre) de Juan Pablo II, y Deus caritas est (Dios es amor) de Benedicto XVI. Es un texto amplio, de rico contenido, que no se puede resumir simplemente en unos pocos folios. Lo mejor es leerlo entero y no de cualquier manera, no leerlo con el prisma de la prensa, que tiene sus propios intereses. Se trata de leerlo con el deseo de aprender, ya que quien habla es el Papa, y de dejarse interpelar, ya que, de verdad, nos “exhorta”, nos invita a emprender unos caminos y a evitar otros.

         Este documento tiene tres características: alegría, esperanza y realismo. El Santo Padre dice que es el programa de su pontificadoFrancisco nos pide y nos impulsa a los católicos que vivamos y propongamos el Evangelio con la bondad de Jesús. El Papa pide una conversión sin miedo y predica con el ejemplo porque anticipa una “conversión del papado que lo vuelva más fiel al sentido que Jesucristo quiso darle y a las necesidades actuales de la evangelización”.     
         Se trata de un texto largo y que, a mi modo de ver, nos permite saborear tres realidades decisivas para un cristiano y muy presentes en la vida del Papa: fe en Dios, amor y servicio a cada persona concreta, y sentido común. Entre otras cosas nos invita a:

  1. Encontrarnos con Jesucristo: Nos dice el Papa en sus primeras palabras de este documento: “La alegría del Evangelio llena el corazón y la vida entera de los que se encuentran con Jesús. Quienes se dejan salvar por Él son liberados del pecado, de la tristeza, del vacío interior, del aislamiento… No me cansaré de repetir aquellas palabras de Benedicto XVI que nos llevan al centro del Evangelio: «No se comienza a ser cristiano por una decisión ética o una gran idea, sino por el encuentro con un acontecimiento, con una Persona, que da un nuevo horizonte a la vida y, con ello, una orientación decisiva»” (EG 1.7). 
  2. Salir al encuentro. A imagen de Dios que sale a nuestro encuentro. La propuesta y el cambio del Papa Francisco no consiste en cambiar la doctrina cristiana sino cambiar el modo de mostrar el Cristianismo. Dice que se trata de hablar de Dios “no como quien impone una nueva obligación, sino como quien comparte una alegría, señala un horizonte bello, ofrece un banquete deseable. La Iglesia no crece por proselitismo sino ‘por atracción’, nos dijo Benedicto XVI a los obispos latinoamericanos”. 
  3. Estar cerca de todas las personas y de cada persona. El Papa muestra la humanidad de la fe cristiana que sobre todo “ofrece misericordia al pecador”. Por eso, invita a “buscar la felicidad de los demás como la busca un padre bueno” y a relacionarse con todos de “persona a persona” 
  4. No mirar hacia otro lado. Francisco nos pide a los cristianos que “cooperen para resolver” los problemas de la sociedad y que no miremos a otro lado. Cita entre otros, la “economía de la exclusión y de la desigualdad”, los “intereses de mercado convertidos en regla absoluta”, y nuevas esclavitudes como la prostitución, el trabajo infantil o la mendicidad. 

          El Papa aborda muchos temas sin miedo porque “Jesucristo rompe los esquemas aburridos en los que pretendemos encerrarlo”.

          En esta presentación que os brindo podéis encontrar dos partes, en la primera parte me fijo en algunos puntos que nos pueden venir bien inmediatamente en nuestra vida parroquial, como colaboradores en la vida de la Parroquia, padres y madres de familia, y como parroquianos que sentimos muy nuestras la fe cristiana y la misión de la Iglesia de la que formamos parte.

          En una segunda parte os ofrezco algunos párrafos, cuarenta y la oración final a la Virgen María, advirtiendo que lo mejor es leer entero el documento, pero si no os es posible al menos tenéis a vuestra disposición una selección de textos.

 I.     TENTACIONES QUE LLAMAN A LAS PUERTAS DE NUESTRO CORAZÓN

          Voy a fijarme solo en un apartado del capítulo segundo, capítulo dedicado a la crisis del compromiso comunitario, en el que expone las tentaciones de los llamados “agentes de pastoral” (sacerdotes, catequistas, colaboradores, padres y madres de familia, monitores…)”. Francisco hace un diagnóstico de gran lucidez, que refleja la experiencia y la reflexión de un gran pastor de la Iglesia, del pastor universal. En este apartado se habla de actitudes a las que hay que decir sí y de actitudes a las que hay que decir no.

          ¿A qué debemos decir sí?, según el Papa

         + Ante todo, a Dios y al entusiasmo misionero, a la pasión evangelizadora. La misión, es decir el anuncio de Jesucristo, forma parte de lo que somos. No es un añadido incómodo ni una carga pesada. Es preciso superar el individualismo, la crisis de identidad y la caída del fervor. 

         + Hay que decir sí a las relaciones nuevas que genera Jesucristo, a salir de uno mismo para abrirse a otros: “El Hijo de Dios, en su encarnación, nos invitó a la revolución de la ternura”, anota con gran expresividad el Papa. 

         ¿A qué cosas hay que decir “no”? Porque decir “sí” a algunas cosas implica decir “no” a otras, por ejemplo, a estas señaladas por Francisco:

         + A la “acedia egoísta”, es decir la pereza espiritual llega a rechazar el gozo que viene de Dios que se traduce en un continuo escapar del compromiso. Y el motivo de fondo es que el compromiso no se vive bien por falta de una espiritualidad “que impregne la acción y la haga deseable”; en suma, por huir de la cruz: “El inmediatismo ansioso de estos tiempos hace que los agentes pastorales no toleren fácilmente lo que signifique alguna contradicción, un aparente fracaso, una crítica, una cruz”. 

         De este modo, como advertía el teólogo Ratzinger, se gesta la mayor amenaza, que “es el gris ir tirando sin entusiasmo en la vida cotidiana de la Iglesia en el cual aparentemente todo procede con normalidad, pero en realidad la fe se va desgastando y degenerando en mezquindad”. 

         + Hay que decir no al pesimismo estéril, ya que “el mayor realismo no debe significar menor confianza en el Espíritu ni menor generosidad”. No podemos evangelizar desde “la conciencia de derrota”: “El triunfo cristiano es siempre una cruz, pero una cruz que al mismo tiempo es bandera de victoria, que se lleva con una ternura combativa ante los embates del mal”. En los desiertos del mundo hacen falta personas de fe que mantengan viva la esperanza. 

         + Hay que decir no a la mundanidad espiritual, que consiste en “buscar, en lugar de la gloria del Señor, la gloria humana y el bienestar personal”. Y para evitar este desastre es preciso no encerrarse en el subjetivismo ni confiar exclusivamente en las propias fuerzas. De un modo muy vivo el Papa advierte que no podemos preferir ser “generales de ejércitos derrotados antes que simples soldados de un escuadrón que sigue luchando”. 

         + Hay que decir no “a la guerra entre nosotros”. Francisco habla con una gran claridad y caridad, estimulando a la acogida y al amor fraterno entre nosotros: “¡Atención a la tentación de la envidia! ¡Estamos en la misma barca y vamos hacia el mismo puerto! Pidamos la gracia de alegrarnos con los frutos ajenos, que son de todos…Todos tenemos simpatías y antipatías, y quizás ahora mismo estamos enojados con alguno. Al menos digamos al Señor: «Señor yo estoy enojado con éste, con aquélla. Yo te pido por él y por ella». Rezar por aquel con el que estamos irritados es un hermoso paso en el amor, y es un acto evangelizador. ¡Hagámoslo hoy! ¡No nos dejemos robar el ideal del amor fraterno!” 

         Otros desafíos eclesiales se abren ante nosotros y que señala el Papa en el capítulo segundo: para los laicos, aplicar el Evangelio a la transformación de la sociedad; para la Iglesia y para el mundo, ampliando los espacios para una presencia de la mujer más incisiva, también donde se toman decisiones importantes; la evangelización de los jóvenes; la escucha de los ancianos y la promoción de las vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada. Termina diciendo: “Los desafíos están para superarlos. Seamos realistas, pero sin perder la alegría, la audacia y la entrega esperanzada. ¡No nos dejemos robar la fuerza misionera!” 

II. ALGUNAS AFIRMACIONES DEL PAPA FRANCISCO EN LA EXHORTACIÓN EVANGELII GAUDIUM 

         Para que tengáis una primera aproximación al documento y os animéis a leerlo, os presento cuarenta afirmaciones o ideas que ofrece el Santo Padre en la Evangelii Gaudium. Lo hago sin afán de exclusividad, y sabiendo que hay otras afirmaciones igual de importantes y sugerentes en el documento: 

         1. El gran riesgo del mundo actual, con su múltiple y abrumadora oferta de consumo, es una tristeza individualista que brota del corazón cómodo y avaro, de la búsqueda enfermiza de placeres superficiales, de la conciencia aislada. Cuando la vida interior se clausura en los propios intereses, ya no hay espacio para los demás, ya no entran los pobres, ya no se escucha la voz de Dios, ya no se goza la dulce alegría de su amor, ya no palpita el entusiasmo por hacer el bien. 

         2. Invito a cada cristiano, en cualquier lugar y situación en que se encuentre, a renovar ahora mismo su encuentro personal con Jesucristo o, al menos, a tomar la decisión de dejarse encontrar por Él, de intentarlo cada día sin descanso. No hay razón para que alguien piense que esta invitación no es para él, porque nadie queda excluido de la alegría ofrecida por el Señor. 

         3. Al que arriesga, el Señor no lo defrauda, y cuando alguien da un pequeño paso hacia Jesús, descubre que Él ya esperaba su llegada con los brazos abiertos. Éste es el momento para decirle a Jesucristo: «Señor, me he dejado engañar, de mil maneras escapé de tu amor, pero aquí estoy otra vez para renovar mi alianza contigo. Te necesito. Rescátame de nuevo, Señor, acéptame una vez más entre tus brazos redentores». ¡Nos hace tanto bien volver a Él cuando nos hemos perdido! Insisto una vez más: Dios no se cansa nunca de perdonar, somos nosotros los que nos cansamos de acudir a su misericordia. Aquel que nos invitó a perdonar «setenta veces siete» (Mt 18,22) nos da ejemplo: Él perdona setenta veces siete. Nos vuelve a cargar sobre sus hombros una y otra vez. Nadie podrá quitarnos la dignidad que nos otorga este amor infinito e inquebrantable. Él nos permite levantar la cabeza y volver a empezar, con una ternura que nunca nos desilusiona y que siempre puede devolvernos la alegría. No huyamos de la resurrección de Jesús, nunca nos declaremos muertos, pase lo que pase. ¡Que nada pueda más que su vida que nos lanza hacia adelante! 

         4. Hay cristianos cuya opción parece ser la de una Cuaresma sin Pascua. Pero reconozco que la alegría no se vive del mismo modo en todas las etapas y circunstancias de la vida, a veces muy duras. Se adapta y se transforma, y siempre permanece al menos como un brote de luz que nace de la certeza personal de ser infinitamente amado, más allá de todo. 

         5. Recobremos y acrecentemos el fervor, como decía Pablo VI, «la dulce y confortadora alegría de evangelizar, incluso cuando hay que sembrar entre lágrimas… Y ojalá el mundo actual –que busca a veces con angustia, a veces con esperanza– pueda así recibir la Buena Nueva, no a través de evangelizadores tristes y desalentados, impacientes o ansiosos, sino a través de ministros del Evangelio, cuya vida irradia el fervor de quienes han recibido, ante todo en sí mismos, la alegría de Cristo». 

         6. Puedo decir que los gozos más bellos y espontáneos que he visto en mis años de vida son los de personas muy pobres que tienen poco a qué aferrarse. También recuerdo la genuina alegría de aquellos que, aun en medio de grandes compromisos profesionales, han sabido conservar un corazón creyente, desprendido y sencillo. 

         7. Llegamos a ser plenamente humanos cuando somos más que humanos, cuando le permitimos a Dios que nos lleve más allá de nosotros mismos para alcanzar nuestro ser más verdadero. Allí está el manantial de la acción evangelizadora. Porque, si alguien ha acogido ese amor que le devuelve el sentido de la vida, ¿cómo puede contener el deseo de comunicarlo a otros? 

         8. Tampoco creo que deba esperarse del magisterio papal una palabra definitiva o completa sobre todas las cuestiones que afectan a la Iglesia y al mundo. No es conveniente que el Papa reemplace a los episcopados locales en el discernimiento de todas las problemáticas que se plantean en sus territorios. En este sentido, percibo la necesidad de avanzar en una saludable «descentralización». 

         9. La comunidad evangelizadora se mete con obras y gestos en la vida cotidiana de los demás, achica distancias, se abaja hasta la humillación si es necesario, y asume la vida humana, tocando la carne sufriente de Cristo en el pueblo. Los evangelizadores tienen así «olor a oveja» y éstas escuchan su voz. 

         10. Sueño con una opción misionera capaz de transformarlo todo, para que las costumbres, los estilos, los horarios, el lenguaje y toda estructura eclesial se convierta en un cauce adecuado para la evangelización del mundo actual más que para la auto-preservación. La reforma de estructuras que exige la conversión pastoral sólo puede entenderse en este sentido: procurar que todas ellas se vuelvan más misioneras, que la pastoral ordinaria en todas sus instancias sea más expansiva y abierta, que coloque a los agentes pastorales en constante actitud de salida y favorezca así la respuesta positiva de todos aquellos a quienes Jesús convoca a su amistad.

          11. Dado que estoy llamado a vivir lo que pido a los demás, también debo pensar en una conversión del papado. Me corresponde, como Obispo de Roma, estar abierto a las sugerencias que se orienten a un ejercicio de mi ministerio que lo vuelva más fiel al sentido que Jesucristo quiso darle y a las necesidades actuales de la evangelización.

          12. En su constante discernimiento, la Iglesia también puede llegar a reconocer costumbres propias no directamente ligadas al núcleo del Evangelio, algunas muy arraigadas a lo largo de la historia, que hoy ya no son interpretadas de la misma manera y cuyo mensaje no suele ser percibido adecuadamente. Pueden ser bellas, pero ahora no prestan el mismo servicio en orden a la transmisión del Evangelio. No tengamos miedo de revisarlas. Del mismo modo, hay normas o preceptos eclesiales que pueden haber sido muy eficaces en otras épocas pero que ya no tienen la misma fuerza educativa como cauces de vida.

          13. A los sacerdotes les recuerdo que el confesionario no debe ser una sala de torturas sino el lugar de la misericordia del Señor que nos estimula a hacer el bien posible. Un pequeño paso, en medio de grandes límites humanos, puede ser más agradable a Dios que la vida exteriormente correcta de quien transcurre sus días sin enfrentar importantes dificultades. 

         14. La Iglesia «en salida» es una Iglesia con las puertas abiertas. Salir hacia los demás para llegar a las periferias humanas no implica correr hacia el mundo sin rumbo y sin sentido. Muchas veces es más bien detener el paso, dejar de lado la ansiedad para mirar a los ojos y escuchar, o renunciar a las urgencias para acompañar al que se quedó al costado del camino. A veces es como el padre del hijo pródigo, que se queda con las puertas abiertas para que, cuando regrese, pueda entrar sin dificultad. 

         15. Si la Iglesia entera asume este dinamismo misionero, debe llegar a todos, sin excepciones. Pero ¿a quiénes debería privilegiar? Cuando uno lee el Evangelio, se encuentra con una orientación contundente: no tanto a los amigos y vecinos ricos sino sobre todo a los pobres y enfermos, a esos que suelen ser despreciados y olvidados, a aquellos que «no tienen con qué recompensarte» (Lc 14,14). No deben quedar dudas ni caben explicaciones que debiliten este mensaje tan claro. Hoy y siempre, «los pobres son los destinatarios privilegiados del Evangelio», y la evangelización dirigida gratuitamente a ellos es signo del Reino que Jesús vino a traer. Hay que decir sin vueltas que existe un vínculo inseparable entre nuestra fe y los pobres. Nunca los dejemos solos.

          16. Prefiero una Iglesia accidentada, herida y manchada por salir a la calle, antes que una Iglesia enferma por el encierro y la comodidad de aferrarse a las propias seguridades. No quiero una Iglesia preocupada por ser el centro y que termine clausurada en una maraña de obsesiones y procedimientos.

          17. Así como el mandamiento de «no matar» pone un límite claro para asegurar el valor de la vida humana, hoy tenemos que decir «no a una economía de la exclusión y la inequidad». Esa economía mata. No puede ser que no sea noticia que muere de frío un anciano en situación de calle y que sí lo sea una caída de dos puntos en la bolsa. Eso es exclusión. No se puede tolerar más que se tire comida cuando hay gente que pasa hambre. Eso es inequidad. Hoy todo entra dentro del juego de la competitividad y de la ley del más fuerte, donde el poderoso se come al más débil. 

         18. Hoy en muchas partes se reclama mayor seguridad. Pero hasta que no se reviertan la exclusión y la inequidad dentro de una sociedad y entre los distintos pueblos será imposible erradicar la violencia. Se acusa de la violencia a los pobres y a los pueblos pobres pero, sin igualdad de oportunidades, las diversas formas de agresión y de guerra encontrarán un caldo de cultivo que tarde o temprano provocará su explosión. Cuando la sociedad –local, nacional o mundial– abandona en la periferia una parte de sí misma, no habrá programas políticos ni recursos policiales o de inteligencia que puedan asegurar indefinidamente la tranquilidad.

          19. El individualismo posmoderno y globalizado favorece un estilo de vida que debilita el desarrollo y la estabilidad de los vínculos entre las personas, y que desnaturaliza los vínculos familiares. La acción pastoral debe mostrar mejor todavía que la relación con nuestro Padre exige y alienta una comunión que sane, promueva y afiance los vínculos interpersonales. Mientras en el mundo, especialmente en algunos países, reaparecen diversas formas de guerras y enfrentamientos, los cristianos insistimos en nuestra propuesta de reconocer al otro, de sanar las heridas, de construir puentes, de estrechar lazos y de ayudarnos «mutuamente a llevar las cargas» (Ga 6,2).

          20. Nuestro dolor y nuestra vergüenza por los pecados de algunos miembros de la Iglesia, y por los propios, no deben hacer olvidar cuántos cristianos dan la vida por amor: ayudan a tanta gente a curarse o a morir en paz en precarios hospitales, o acompañan personas esclavizadas por diversas adicciones en los lugares más pobres de la tierra, o se desgastan en la educación de niños y jóvenes, o cuidan ancianos abandonados por todos, o tratan de comunicar valores en ambientes hostiles, o se entregan de muchas otras maneras que muestran ese inmenso amor a la humanidad que nos ha inspirado el Dios hecho hombre.

          21. La cultura mediática y algunos ambientes intelectuales a veces transmiten una marcada desconfianza hacia el mensaje de la Iglesia, y un cierto desencanto. Como consecuencia, aunque recen, muchos agentes pastorales desarrollan una especie de complejo de inferioridad que les lleva a relativizar u ocultar su identidad cristiana y sus convicciones. Se produce entonces un círculo vicioso, porque así no son felices con lo que son y con lo que hacen, no se sienten identificados con su misión evangelizadora, y esto debilita la entrega. Terminan ahogando su alegría misionera en una especie de obsesión por ser como todos y por tener lo que poseen los demás.

          22. Una de las tentaciones más serias que ahogan el fervor y la audacia es la conciencia de derrota que nos convierte en pesimistas quejosos y desencantados con cara de vinagre. Nadie puede emprender una lucha si de antemano no confía plenamente en el triunfo.

          23. El ideal cristiano siempre invitará a superar la sospecha, la desconfianza permanente, el temor a ser invadidos, las actitudes defensivas que nos impone el mundo actual.

         24. Más que el ateísmo, hoy se nos plantea el desafío de responder adecuadamente a la sed de Dios de mucha gente, para que no busquen apagarla en propuestas alienantes o en un Jesucristo sin carne y sin compromiso con el otro. Si no encuentran en la Iglesia una espiritualidad que los sane, los libere, los llene de vida y de paz al mismo tiempo que los convoque a la comunión solidaria y a la fecundidad misionera, terminarán engañados por propuestas que no humanizan ni dan gloria a Dios.

          25. La mundanidad espiritual, que se esconde detrás de apariencias de religiosidad e incluso de amor a la Iglesia, es buscar, en lugar de la gloria del Señor, la gloria humana y el bienestar personal. Es lo que el Señor reprochaba a los fariseos: «¿Cómo es posible que creáis, vosotros que os glorificáis unos a otros y no os preocupáis por la gloria que sólo viene de Dios?» (Jn 5,44).

          26. Esta oscura mundanidad se manifiesta en muchas actitudes aparentemente opuestas pero con la misma pretensión de «dominar el espacio de la Iglesia».

En algunos hay un cuidado ostentoso de la liturgia, de la doctrina y del prestigio de la Iglesia, pero sin preocuparles que el Evangelio tenga una real inserción en el Pueblo fiel de Dios y en las necesidades concretas de la historia. Así, la vida de la Iglesia se convierte en una pieza de museo o en una posesión de pocos.

– En otros, la misma mundanidad espiritual se esconde detrás de una fascinación por mostrar conquistas sociales y políticas, o en una vanagloria ligada a la gestión de asuntos prácticos, o en un embeleso por las dinámicas de autoayuda y de realización autorreferencial.

– También puede traducirse en diversas formas de mostrarse a sí mismo en una densa vida social llena de salidas, reuniones, cenas, recepciones.

– O bien se despliega en un funcionalismo empresarial, cargado de estadísticas, planificaciones y evaluaciones, donde el principal beneficiario no es el Pueblo de Dios sino la Iglesia como organización.

          27. El predicador «debe ser el primero en tener una gran familiaridad personal con la Palabra de Dios: no le basta conocer su aspecto lingüístico o exegético, que es también necesario; necesita acercarse a la Palabra con un corazón dócil y orante, para que ella penetre a fondo en sus pensamientos y sentimientos y engendre dentro de sí una mentalidad nueva».

          28. El predicador necesita también poner un oído en el pueblo, para descubrir lo que los fieles necesitan escuchar. Un predicador es un contemplativo de la Palabra y también un contemplativo del pueblo. De esa manera, descubre «las aspiraciones, las riquezas y los límites, las maneras de orar, de amar, de considerar la vida y el mundo, que distinguen a tal o cual conjunto humano», prestando atención «al pueblo concreto con sus signos y símbolos, y respondiendo a las cuestiones que plantea». Se trata de conectar el mensaje del texto bíblico con una situación humana, con algo que ellos viven, con una experiencia que necesite la luz de la Palabra. Esta preocupación no responde a una actitud oportunista o diplomática, sino que es profundamente religiosa y pastoral.

          29. El estudio de las Sagradas Escrituras debe ser una puerta abierta a todos los creyentes. Es fundamental que la Palabra revelada fecunde radicalmente la catequesis y todos los esfuerzos por transmitir la fe. La evangelización requiere la familiaridad con la Palabra de Dios y esto exige a las diócesis, parroquias y a todas las agrupaciones católicas, proponer un estudio serio y perseverante de la Biblia, así como promover su lectura orante personal y comunitaria. Nosotros no buscamos a tientas ni necesitamos esperar que Dios nos dirija la palabra, porque realmente «Dios ha hablado, ya no es el gran desconocido sino que se ha mostrado». Acojamos el sublime tesoro de la Palabra revelada.

          30. Cada porción del Pueblo de Dios, al traducir en su vida el don de Dios según su genio propio, da testimonio de la fe recibida y la enriquece con nuevas expresiones que son elocuentes. Puede decirse que «el pueblo se evangeliza continuamente a sí mismo». Aquí toma importancia la piedad popular, verdadera expresión de la acción misionera espontánea del Pueblo de Dios. Se trata de una realidad en permanente desarrollo, donde el Espíritu Santo es el agente principal.

          31. La Iglesia reconoce el indispensable aporte de la mujer en la sociedad, con una sensibilidad, una intuición y unas capacidades peculiares que suelen ser más propias de las mujeres que de los varones. Por ejemplo, la especial atención femenina hacia los otros, que se expresa de un modo particular, aunque no exclusivo, en la maternidad. Reconozco con gusto cómo muchas mujeres comparten responsabilidades pastorales junto con los sacerdotes, contribuyen al acompañamiento de personas, de familias o de grupos y brindan nuevos aportes a la reflexión teológica. Pero todavía es necesario ampliar los espacios para una presencia femenina más incisiva en la Iglesia.

          32. Las reivindicaciones de los legítimos derechos de las mujeres, a partir de la firme convicción de que varón y mujer tienen la misma dignidad, plantean a la Iglesia profundas preguntas que la desafían y que no se pueden eludir superficialmente. El sacerdocio reservado a los varones, como signo de Cristo Esposo que se entrega en la Eucaristía, es una cuestión que no se pone en discusión, pero puede volverse particularmente conflictiva si se identifica demasiado la potestad sacramental con el poder.

          33. Nadie puede exigirnos que releguemos la religión a la intimidad secreta de las personas, sin influencia alguna en la vida social y nacional, sin preocuparnos por la salud de las instituciones de la sociedad civil, sin opinar sobre los acontecimientos que afectan a los ciudadanos. ¿Quién pretendería encerrar en un templo y acallar el mensaje de san Francisco de Asís y de la beata Teresa de Calcuta? Ellos no podrían aceptarlo. Una auténtica fe –que nunca es cómoda e individualista– siempre implica un profundo deseo de cambiar el mundo, de transmitir valores, de dejar algo mejor detrás de nuestro paso por la tierra.

          34. Para la Iglesia la opción por los pobres es una categoría teológica antes que cultural, sociológica, política o filosófica. Dios les otorga «su primera misericordia». Esta preferencia divina tiene consecuencias en la vida de fe de todos los cristianos, llamados a tener «los mismos sentimientos de Jesucristo» (Flp 2,5).

          35. Siempre me angustió la situación de los que son objeto de las diversas formas de trata de personas. Quisiera que se escuchara el grito de Dios preguntándonos a todos: «¿Dónde está tu hermano?» (Gn 4,9). ¿Dónde está tu hermano esclavo? ¿Dónde está ese que estás matando cada día en el taller clandestino, en la red de prostitución, en los niños que utilizas para mendicidad, en aquel que tiene que trabajar a escondidas porque no ha sido formalizado? No nos hagamos los distraídos. Hay mucho de complicidad. ¡La pregunta es para todos! En nuestras ciudades está instalado este crimen mafioso y aberrante, y muchos tienen las manos preñadas de sangre debido a la complicidad cómoda y muda.

          36. Entre esos débiles, que la Iglesia quiere cuidar con predilección, están también los niños por nacer, que son los más indefensos e inocentes de todos, a quienes hoy se les quiere negar su dignidad humana en orden a hacer con ellos lo que se quiera, quitándoles la vida y promoviendo legislaciones para que nadie pueda impedirlo. Frecuentemente, para ridiculizar alegremente la defensa que la Iglesia hace de sus vidas, se procura presentar su postura como algo ideológico, oscurantista y conservador. Sin embargo, esta defensa de la vida por nacer está íntimamente ligada a la defensa de cualquier derecho humano. (…) Precisamente porque es una cuestión que hace a la coherencia interna de nuestro mensaje sobre el valor de la persona humana, no debe esperarse que la Iglesia cambie su postura sobre esta cuestión. Quiero ser completamente honesto al respecto. Éste no es un asunto sujeto a supuestas reformas o «modernizaciones».

          37. No es progresista pretender resolver los problemas eliminando una vida humana. Pero también es verdad que hemos hecho poco para acompañar adecuadamente a las mujeres que se encuentran en situaciones muy duras, donde el aborto se les presenta como una rápida solución a sus profundas angustias, particularmente cuando la vida que crece en ellas ha surgido como producto de una violación o en un contexto de extrema pobreza. ¿Quién puede dejar de comprender esas situaciones de tanto dolor?

          38. A veces sentimos la tentación de ser cristianos manteniendo una prudente distancia de las llagas del Señor. Pero Jesús quiere que toquemos la miseria humana, que toquemos la carne sufriente de los demás. Espera que renunciemos a buscar esos cobertizos personales o comunitarios que nos permiten mantenernos a distancia del nudo de la tormenta humana, para que aceptemos de verdad entrar en contacto con la existencia concreta de los otros y conozcamos la fuerza de la ternura. Cuando lo hacemos, la vida siempre se nos complica maravillosamente y vivimos la intensa experiencia de ser pueblo, la experiencia de pertenecer a un pueblo.

          39. El amor a la gente es una fuerza espiritual que facilita el encuentro pleno con Dios hasta el punto de que quien no ama al hermano «camina en las tinieblas» (1 Jn 2,11), «permanece en la muerte» (1 Jn 3,14) y «no ha conocido a Dios» (1 Jn 4,8). Benedicto XVI ha dicho que «cerrar los ojos ante el prójimo nos convierte también en ciegos ante Dios, el amor es en el fondo la única luz que ilumina constantemente a un mundo oscuro y nos da la fuerza para vivir y actuar».

          40. María es la que sabe transformar una cueva de animales en la casa de Jesús, con unos pobres pañales y una montaña de ternura. Ella es la esclavita del Padre que se estremece en la alabanza. Ella es la amiga siempre atenta para que no falte el vino en nuestras vidas. Ella es la del corazón abierto por la espada, que comprende todas las penas. Como madre de todos, es signo de esperanza para los pueblos que sufren dolores de parto hasta que brote la justicia. Ella es la misionera que se acerca a nosotros para acompañarnos por la vida, abriendo los corazones a la fe con su cariño materno. Como una verdadera madre, ella camina con nosotros, lucha con nosotros, y derrama incesantemente la cercanía del amor de Dios. A través de las distintas advocaciones marianas, ligadas generalmente a los santuarios, comparte las historias de cada pueblo que ha recibido el Evangelio, y entra a formar parte de su identidad histórica.

Oración a Santa María (plegaria del Papa Francisco al final de su exhortación).

 Virgen y Madre María, tú que, movida por el Espíritu,acogiste al Verbo de la vida en la profundidad de tu humilde fe,totalmente entregada al Eterno,ayúdanos a decir nuestro «sí» ante la urgencia,más imperiosa que nunca,de hacer resonar la Buena Noticia de Jesús.

 Tú, llena de la presencia de Cristo,llevaste la alegría a Juan el Bautista,haciéndolo exultar en el seno de su madre.

Tú, estremecida de gozo, cantaste las maravillas del Señor.Tú, que estuviste plantada ante la cruz con una fe inquebrantable y recibiste el alegre consuelo de la resurrección, recogiste a los discípulos en la espera del Espíritu para que naciera la Iglesia evangelizadora.

 Consíguenos ahora un nuevo ardor de resucitados para llevar a todos el Evangelio de la vida que vence a la muerte.

Danos la santa audacia de buscar nuevos caminos para que llegue a todos el don de la belleza que no se apaga.

 Tú, Virgen de la escucha y la contemplación, madre del amor, esposa de las bodas eternas,intercede por la Iglesia,de la cual eres el icono purísimo,para que ella nunca se encierre ni se detenga en su pasión por instaurar el Reino.

 Estrella de la nueva evangelización, ayúdanos a resplandecer en el testimonio de la comunión, del servicio, de la fe ardiente y generosa, de la justicia y el amor a los pobres, para que la alegría del Evangelio llegue hasta los confines de la tierra y ninguna periferia se prive de su luz. 

Madre del Evangelio viviente,manantial de alegría para los pequeños,ruega por nosotros. Amén. Aleluya.

Adviento es un tiempo bello de esperanza para la venida del Señor, para transformarnuestro mundo en el Reino de Dios, para divinizarlo, haciéndolo una nueva

creación,porque “si alguno está en Cristo,nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todasson hechas nuevas (2 Cor 5, 17). Y el que estaba sentado en el trono dijo: “He aquí, yo hago nuevas todas las cosas” (Apc 21, 5). El Señor hace nuevas todas las cosas porque él las llena de sí mismo, es decir, todos los que creen en él, son bautizados, y lo imitan.

Adviento es el tiempo de la encarnación, el misterio en que Dios asume nuestra naturaleza, nuestra humanidad, para vestirse de ella, llenándola de sí mismo, de sudivinidad, de su esplendor, y así divinizándola, haciéndola nueva y resplandeciente. Así es el mundo transformado en el Reino de Dios, iluminado desde dentro, llenado del amor divino y “del conocimiento del Señor, como las aguas cubren el mar” (Is 11, 9). En Adviento nos preparamos para esto, para que el lobo more con el cordero en nuestra  tierra, y el leopardo con el cabrito (Is 11, 6), y para que Dios resplandezca “en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Jesucristo” (2 Cor 4, 6). Dios nació en nuestra naturaleza, en nuestra humanidad, en nuestra carne,iluminándola, divinizándola, llenándola de esplendor.Es por ello que hay tanto esplendor en nuestra observancia de Adviento y Navidad.

Es porque vemos un reflejo en la tierra durante Adviento y Navidad de este esplendor divino. Vemos este esplendor porque durante Adviento nos purificamos con san Juan el Bautista en el desierto. En el desierto nos vaciamos de la superficialidad de este mundo, para poder ser llenados del esplendor divino y de la paz celestial. Y siendo llenados así de su divinidad, somos iluminados y transformados para vivir en el amor divino y compartirlo con todos. Así participamos en la transformación del mundo en el Reino de Dios, un Reino pacífico, lleno del conocimiento y de la experiencia del amor divino.

Debemos vivir en alegre expectativa para la venida del Señor. Es un encanto de esperanza en que estamos invitados a vivir. Y no queremos romper este encanto. Más bien queremos abundar “aun más y más en ciencia y en todo conocimiento” (Fil 1, 9), para ser “sinceros e irreprensibles para el día de Cristo, llenos de frutos de justicia” (Fil1, 10-11).

¡Qué alegría estar ya irreprensibles delante de Dios por los méritos de Cristo, listos ya para el día de Jesucristo, para este día de alegría y gloria, este día de esplendor y luz!

Podemos crecer en este amor divino al amar a nuestro prójimo, porque “Dios es amor; y el que permanece en amor, permanece en Dios, y Dios en él” (1 Jn 4, 16).

¡VIGILAD!

QUIERO ESTAR EN VELA, SEÑOR

Preparado para que, cuando Tú llames, yo te abra 

Despierto para que, cuando Tú te acerques, te deje entrar 

Alegre para que, cuando Tú te presentes, veas mi alegría 

QUIERO ESTAR EN VELA, SEÑOR 

Que, el tiempo en el que vivo, no me impida ver el futuro 

Que, mis sueños humanos, no eclipsen los divinos 

Que, las cosas efímeras, no se antepongan sobre las definitivas 

QUIERO ESTAR EN VELA, SEÑOR 

Y que, cuando nazcas, yo pueda velarte 

Para que, cuando vengas, salga a recibirte

Y que, cuando llores, yo te pueda arrullar 

QUIERO ESTAR EN VELA, SEÑOR 

Para que, la violencia, de lugar a la paz 

Para que los enemigos se den la mano 

Para que la oscuridad sea vencida por la luz 

Para que el cielo se abra sobre la tierra

QUIERO ESTAR EN VELA, SEÑOR

Porque el mundo necesita ánimo y levantar su cabeza

porque el mundo, sin Ti, está cada vez más frío 

Porque el mundo, sin Ti, es un caos sin esperanza 

Porque el mundo, sin Ti, vive y camina desorientado

QUIERO ESTAR EN VELA, SEÑOR

Prepara mi vida personal: que sea la tierra donde crezcas

Trabaja mi corazón: que sea la cuna donde nazcas

Ilumina mis caminos: para que pueda ir por ellos y encontrarte

Dame fuerza: para que pueda ofrecer al mundo lo que tu me das

Quiero estar, en vela, Señor

Entre otras cosas porque, tu Nacimiento,

será la mejor noticia de la Noche Santa

que se hará madrugada de amor inmenso en Belén.

¡VEN, SEÑOR!

 

Buscar
Santoral
Alejandro (sold mr), Amfiloquio (mr), Fileto (mr), Juan ermitaño, Ruperto (ob), Lidia (mr)
Hemeroteca
marzo 2020
LMXJVSD
« Dic  
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031