Una foto de Divina Misericordia.Este es mi deseo para todos los feligreses de San Andrés. A la vez os comunico que el 24 la Misa de Gallo será a la Medianocge como siempre (12 de la noche) y el día de Navidad habra una misa solemne a las 12.30. Adoraremos al Ñino y canteremos villacicos. Todo esta preparado incluido el Belén.

corona de advientoEl misterio de Cristo. La concepción virginal del Señor conduce la mirada al misterio de Cristo. La fe en la verdadera encarnación del Hijo de Dios es el signo distintivo de la fe cristiana. El “Emmanuel”, es Dios con nosotros, es Dios mismo quien se reviste de carne humana para poder salvarnos de la muerte y del pecado. Él ha sido concebido en el seno de la Virgen María por obra del Espíritu Santo. En Cristo se tiene la plenitud de la revelación. En Cristo se cumplen todas las promesas y se revela el misterio escondido del que habla San Pablo. El vaticano II afirma: “La verdad íntima acerca de Dios y acerca de la salvación humana se nos manifiesta por la revelación en Cristo, que es a un tiempo mediador y plenitud de toda la revelación”. Y confirma: “Jesucristo, el Verbo hecho carne, ´hombre enviado a los hombres´, habla palabras de Dios (Jn 3,34) y lleva a cabo la obra de la salvación que el Padre le confió (cf. Jn 5,36; 17,4). Por tanto, Jesucristo, con su total presencia y manifestación, con palabras y obras, señales y milagros, sobre todo con su muerte y resurrección gloriosa de entre los muertos, y finalmente, con el envío del Espíritu de la verdad, lleva a plenitud toda la revelación y la confirma con el testimonio divino. La economía cristiana, como la alianza nueva y definitiva, nunca cesará; y no hay que esperar ya ninguna revelación pública antes de la gloriosa manifestación de nuestro Señor Jesucristo (cf. 1 Tm 6,14; Tit 2,13)”. (Conc. Ecum Vat. II, Const. dogm. Dei verbum, 2). Estas verdades fundamentales hacen sólida nuestra fe y nos ayudan a comprender la riqueza de nuestra vocación cristiana de frente a tantas otras propuestas y creencias de salvación.

¿POR QUÉ TENGO QUE ESTAR ALEGRE? (3º de Adviento)
Entre otras cosas, porque sé, Señor
que Tú llegas por mí y para mí.
Porque ves el vacío que existe en el hombre
si Tú no estás dentro.
Porque soy consciente, Señor,
de que la llegada de un amigo
altera la vida de una familia
el orden al que estamos acostumbrados¿POR QUÉ TENGO QUE ESTAR ALEGRE?
Porque, ante las calamidades, Señor
no es bueno acobardarse
no es sensato reprimirse
no es cristiano acomplejarse:
hay que sonreír, incluso, en la aflicción
Porque al final de la oscuridad brillas Tú, Señor
Porque en los problemas socorre tu mano, Señor
Porque en las dudas, envías certezas
Porque en la soledad, eres eterna compañía
Porque vienes, y si vienes, es para estar conmigo¿POR QUÉ TENGO QUE ESTAR ALEGRE?
Porque, sin alegría, algo faltará en mi corazón
Porque, sin alegría, puede que pases de largo, Señor,
Porque, sin alegría, la vida no es vida
Porque, sin alegría, falta la luz a cada uno de mis días
Porque, sin alegría, ¿puedo acogerte en mi casa, Señor?
Simplemente porque al tenerte, Señor,
no siento otra cosa en mí sino la ALEGRÍA
Tú, Señor, tu Nacimiento y tu llegada
es la causa de mi gozo,
la música de mi alma
la alegría de mi cara el secreto de la Navidad.
¡Gracias, Señor! ¡Tú eres la causa de mi felicidad!
Javier Leoz Ventura

 ¿POR QUÉ TENGO QUE ESTAR ALEGRE?
Entre otras cosas, porque sé, Señor
que Tú llegas por mí y para mí.
Porque ves el vacío que existe en el hombre
si Tú no estás dentro.
Porque soy consciente, Señor,
de que la llegada de un amigo
altera la vida de una familia
el orden al que estamos acostumbrados

¿POR QUÉ TENGO QUE ESTAR ALEGRE?
Porque, ante las calamidades, Señor
no es bueno acobardarse
no es sensato reprimirse
no es cristiano acomplejarse:
hay que sonreír, incluso, en la aflicción
Porque al final de la oscuridad brillas Tú, Señor
Porque en los problemas socorre tu mano, Señor
Porque en las dudas, envías certezas
Porque en la soledad, eres eterna compañía
Porque vienes, y si vienes, es para estar conmigo

¿POR QUÉ TENGO QUE ESTAR ALEGRE?
Porque, sin alegría, algo faltará en mi corazón
Porque, sin alegría, puede que pases de largo, Señor,
Porque, sin alegría, la vida no es vida
Porque, sin alegría, falta la luz a cada uno de mis días
Porque, sin alegría, ¿puedo acogerte en mi casa, Señor?
Simplemente porque al tenerte, Señor,
no siento otra cosa en mí sino la ALEGRÍA
Tú, Señor, tu Nacimiento y tu llegada
es la causa de mi gozo,
la música de mi alma
la alegría de mi cara el secreto de la Navidad.
¡Gracias, Señor! ¡Tú eres la causa de mi felicidad!

inmaculada-de-murillo-dun-escoto

La Inmaculada en mitad del Adviento

El calendario de este año nos trae dos días seguidos de grandes conmemoraciones litúrgicas. Y si el domingo, día 7, celebramos la llegada fuerte de Juan el Bautista en el panorama del Adviento. Y el lunes, 8, la Solemnidad de la Inmaculada Concepción de María que nos da el gozo de honrar a la Madre de Jesús, tan importante para nosotros siempre, y muy especialmente, en el Adviento y en la Navidad. El horario de misas en San Andrés será como los domingos a las 10:30 y 12:30.

 

Juan nos grita. ¡Convertíos!

Este es el Domingo de Juan Bautista. El Precursor irrumpe, siempre, en el Segundo Domingo de Adviento, como un fortísimo heraldo pidiendo que allanemos nuestros caminos ante la inminente llegada del Señor. Y ese allanar nuestros abruptos problemas personales no es otra cosa que la conversión. La realidad es que no podemos desaprovechar un Adviento más para mejorar y hacernos más hermanos de todos.

Buscar
Santoral
La Anunciación de la Virgen. Baroncio (mr), Esmenaldo (ab), Pelagio (ob), Quirino (mr), Humberto (ab), Dula (mr), Dimas. Beata: Josafata Hordashevska (relg)
Hemeroteca
marzo 2020
LMXJVSD
« Dic  
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031