El domingo 18 de marzo en la misa de 10:30 nos visita El Arcángel San Miguel. Estáis todos invitados. Al terminar la misa se bendecirán los campos.

 

Las lágrimas de Jesús, sus peticiones y oraciones al Padre, son para nosotros garantía de que nuestros sufrimientos y pruebas contarán siempre con su mano tendida.

Ante el dolor ¿cómo reacciona el hombre de hoy? Ante la cruz ¿por dónde y cómo se la toma?

1.Nos aproximamos poco a poco a la Santa Pascua. Y al igual que le pasó por la mente a Jesús, en muchos instantes, quisiéramos que desfilara de nosotros el cáliz amargo del desazón, preocupaciones, sufrimiento o muerte.

Pretendemos ser eternos y comprobamos que somos caducos

Presumimos ser dueños de la vida, y es el día a día quien nos empuja hasta la muerte

Tenemos respuestas para todo y, detrás de una solución, surge de nuevo un interrogante.

2.A punto de iniciar la Semana Santa es bueno saber que no estamos solos ante los grandes dramas que nos sacuden. Uno, especialmente sangrante, es la orfandad que padecen en propias carnes muchas de las personas que nos rodean. No saben a quién recurrir. No tienen a quién suplicar. Y, algunos de ellos, no poseen ya ni razones para vivir. ¿Qué hacer por aquellos hermanos nuestros que han dejado  por el camino el amor de Dios? ¿Cómo hacerles entender que, a la vuelta de la esquina, les aguarda un Cristo con suficiente fuerza y vida para todos?

La Nueva Evangelización,  a la cual todos estamos  convocados, podemos iniciarla acercándonos a aquellos que reclaman un poco de atención o de cariño, de ternura o de apoyo. La sociedad nos instruye para la vida  pero nos oculta la realidad de la muerte. La sociedad siembra de música el escenario de nuestro vivir pero no nos alerta para los momentos, existencialmente obligados, que llamarán a nuestra puerta como pueden ser el llanto, el dolor o la negación de uno mismo.

3.Hoy, como aquellos griegos que se acercaron a Felipe, también nosotros quisiéramos ver a Jesús. ¡Se solucionarían tantos enigmas! ¡Callarían tantas lenguas! Pero lo cierto es que, Jesús, está en medio de nosotros. Nuestra fe, a veces adormecida y otras interesada; unas veces entusiasta y otras tímida nos dice que está aquí. ¿Seremos capaces de intuirlo con ese sexto sentido de nuestra confianza? ¿Seremos tan ilusos de dudar por el simple hecho de que, no siempre, lo percibimos con nitidez o con suficiente calor?

¿Queremos, de verdad, ver a Jesús? ¿No estaremos en algunos momentos esperando a que se nos manifieste totalmente? ¿Tenemos ansias de ver, creer, amar, fiarnos y aguardar a Jesús?

En ese camino de discernimiento no estamos solos. Nos acompañan, como he dicho al principio, sus lágrimas, su oración y la gran promesa que nos dejó: “estaré con vosotros todos los días hasta el fin del mundo”(Mt 28,16-20).

 

Ha llegado la hora de Dios, la hora de Jesucristo. Que seamos capaces también nosotros de poner a punto nuestros relojes cristianos. La Pascua nos exige, como a los discípulos, vivir unidos al Maestro. No podemos quedarnos en el “héroe de Jesús”. Su testimonio sigue siendo algo vivo, algo que nos interpela y nos conduce a entregarnos en la medida de nuestras posibilidades con Él, en Él y para Él. No estamos solos.

El texto evangélico de hoy, que narra la parte conclusiva del coloquio nocturno de Jesús con Nicodemo, es clave definitiva para leer en profundidad el sentido del actuar de Dios en la historia y para comprender el fin último de la encarnación del Hijo del hombre, que es alzado en la cruz, para que todo el que cree en él tenga vida eterna.

¿Cuál es el motivo de la pasión y de la cruz de Cristo? Es el amor de Dios, que se ha mostrado atento a la suerte del mundo y de la humanidad pecadora hasta el punto de entregar a su propio Hijo unigénito a la muerte de cruz. El amor misericordioso de Dios tiene, pues, una finalidad salvífica.

La segunda parte del evangelio presenta el tema del “juicio”. Dios no mandó su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo se salve por él. La oferta de salvación es gracia, puro don de la riqueza del Padre y efusión de su bondad. El juicio es presentado por el evangelista San Juan bajo la categoría de la luz, que se acoge o rechaza. Los creyentes son los que aceptan la luz, la oferta de salvación de Dios que es Jesucristo. Los incrédulos son los que aman las tinieblas y obran el mal rechazando el don de Dios y autoexcluyéndose de la salvación.

 

Download Rana ilustración del vector. Ilustración de gráfico, tropics - 2624191

 

Un grupo de ranas viajaba por el bosque y, de repente, dos de ellas cayeron en un hoyo profundo. Todas las demás ranas se reunieron alrededor del hoyo.

Cuando vieron cuan hondo era el hoyo, le dijeron a las dos ranas en el fondo que para efectos prácticos, se debían dar por muertas.

Las dos ranas no hicieron caso a los comentarios de sus amigas y siguieron tratando de saltar fuera del hoyo con todas sus fuerzas.

Las otras seguían insistiendo que sus esfuerzos serían inútiles.  Finalmente, una de las ranas puso atención a lo que las demás decían y se rindió. Ella se desplomó y murió.

La otra rana continuó saltando tan fuerte como le era posible.

Una vez más, la multitud de ranas le gritaba y le hacían señas para que dejara de sufrir y que simplemente se dispusiera a morir, ya que no tenía caso seguir luchando.

Pero la rana saltó cada vez con más fuerzas hasta que finalmente logró salir del hoyo.  Cuando salió, las otras ranas le dijeron:”nos da gusto que hayas logrado salir, a pesar de lo que te gritábamos”.

La rana les explicó que era sorda, y que pensó que las demás la estaban animando a esforzarse más y salir del hoyo.

Moraleja 

  1. La palabra tiene poder de vida y muerte. Una palabra de aliento a alguien que se siente desanimado puede ayudar a levantarlo y finalizar el día.
  2. . Una palabra destructiva dicha a alguien que se encuentre desanimado puede ser lo que lo acabe por destruir. Tengamos cuidado con lo que decimos.
  3. Una persona especial es la que se da tiempo para animar a otros.
  4. Una referencia relacionada:
  5. En la NASA, hay un póster de una abeja, que dice así:  “Aerodinámicamente, el cuerpo de una abeja no está hecho para volar; lo bueno es que la abeja no lo sabe”
  6. ¿Qué te parece si hacemos oídos sordos a las cosas negativas y comenzamos a animarnos todos para que este año 2018 sea mucho mejor para todos…?

 

 

Cristo tiene que entrar hoy con látigo en mano al templo de nuestros Organismos Internacionales y nuestros Estados y expulsar de ellos a todos esos mercaderes que sólo buscan el propio provecho e interés financiero o de prestigio, queriendo condescender con todas las ideologías de moda; y no sólo condescender, sino también apoyarlas y promoverlas con dinero, en los medios de comunicación y desde los escaños de los Parlamentos. Sólo así, purificados por la sangre de Cristo, nuestros Estados serán constructores del bien común y buscarán medidas para ayudar a los pobres, garantizar la paz y la justicia. Sólo así, nuestros Estados sabrán que el dinero debe servir y no gobernar (Evangelii Gaudium 58). Sólo así, desaparecerán los males cristalizados en estructuras sociales injustas y podremos esperar un futuro mejor (Evangelii Gaudium 59). Sólo así nuestros Estados crearán el clima para la tolerancia verdadera, el respeto y el diálogo, más allá de toda diferencia en campo político, económico, filosófico o religioso, evitando todo tipo de discriminación, recelos y enfrentamientos con los que no comparten nuestros mismos valores y nuestra misma visión de la vida.

Buscar
Santoral
Nuestra Señora de la Humildad. Alejo (peregrino), Acilino (mr), Antidio (ob mr), León IV (p), Letancio (mr), Angélica (relg mr), Donata (mr), Generosa (mr), Jenara (mr), Marceliana (vg), Teodota (mr), Vestina (mr). Beatos: Anita Pelràs (vg mr), Gregorio Escribano (mr), Teresa de San Agustíin (vg mr), Ceslao de Polonia (pbro), Magdalena Albrici de Como (vg). Nota: en algunas ciudades celebran hoy la fiesta de Santa Justa y Santa Rufina en vez del día 19
Hemeroteca
julio 2018
L M X J V S D
« May    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031