La iglesia parroquial de Zizur Mayor está dedicada a san Andrés Apóstol, santo nacido en Betsaida, población de Galilea situada a orillas del lago Genesaret. La familia tenía una casa en Cafarnaun, y en ella se hospedaba Jesús cuando predicaba en esta ciudad. Andrés tiene el honor de haber sido el primer discípulo que tuvo Jesús, junto con san Juan el Evangelista. Exterior de la iglesia San Andrés

La iglesia de Zizur Mayor se construyó durante la segunda mitad del siglo XIV en un paraje donde tal vez anteriormente se ubicase otro templo de proporciones más reducidas y construido con madera. En 1421, la situación del templo debía de ser catastrófica, tanto que los feligreses “no osan entrar en aqueilla a oyr el seruicio divinal”.

Fue por ello por lo que los vecinos de la localidad, a través de sus representantes, expusieron al rey la necesidad de arreglar los desperfectos que padecía su iglesia parroquial. Al parecer, el rey cedió a las peticiones, porque en ese mismo año se eximió a la parroquia del pago de las primicias durantes seis años. La iglesia de San Andrés responde a la tipología de templos góticos rurales, muy extendida durante la primera mitad del siglo XV.

La estructura del edificio, seguramente construido con las piedras que proporcionaba la pedrera de la localidad, corresponde a la de una sola nave de cuatro tramos iguales; el ábside o presbiterio se divide en dos tramos. Las dos capillas, con bóvedas de cañón apuntado, hacen las veces de crucero. Respecto a la cabecera, el informe elaborado por la Comisión de Monumentos de Navarra dice lo siguiente:

“es de sección hexagonal, cuyos parámetros se forman por nervios que vienen a parar a una clave central, constituyendo lunetos de sección ojival. El resto de la bóveda es cuadripartita, o dividida en terceletes por fajas que se entrecruzan en sentido diagonal. Tanto las fajas trasversales, como la doble que forma cada uno de los arcos torales, arrancan de un capitel que las abraza a todas, y al que sirve de sostenimiento un haz de columnillas, o pilar fasciculado, apeado en ménsulas prismáticas, a media altura de los muros”.

En las claves donde coinciden los nervios, se pueden observar varios medallones donde se representan diversas figuras religiosas, como el Cordero Místico, la Anunciación, y los santos Pedro y Pablo; asimismo se puede observar a san Miguel pesando las ánimas. El coro, fechado en la misma época que la iglesia, se forma por un arco de medio punto. La bóveda se encuentra dividida en cuatro secciones y es “muy semejante a la que recibe la techumbre de la iglesia. Esta fue notablemente elevada, hasta el punto de privar a la iglesia ojival de la fila de canecillos, y acaso de las almenas y matacanes que tendría al ser construida”.  Exterior de la Iglesia San Andrés

En el exterior del edificio, lo más destacado es la portada, abocinada con un arco apuntado que descansa sobre capiteles decorados de follajes. El pórtico del edificio se forma con dos arcos de medio punto apoyados sobre sillares más un tercer arco lateral.

La torre de la iglesia se puede contemplar desde la lejanía y su aspecto es macizo, adornada con dos contrafuertes, una ventana y un gran cuerpo de campanas. Unas campanas que ya en 1707 fueron causa de conflictos entre Esteban Garzaron y Fermín de Arteta, abad primiciero de Zizur Mayor. Esteban reclamaba a Fermín 532 reales, que era lo que había costado la fundición de la campana mayor de la iglesia que había hecho el maestro campanero Clemente Quintana. Este mismo año se pintaron algunos colaterales de las capillas y los frontales de la iglesia. En 1752, el Concejo compró una campana más por un valor de 530 reales.

La piedra que adorna la entrada de la iglesia se realizó en 1772. Muchos años más tarde, en 1948, siendo alcalde de la localidad José Yaben, se acordó también arreglar la torreta del reloj. Dicha reparación supuso un gasto de 400 pesetas.