El crucifijo ha sido la imagen más venerada por la comunidad  zizurtarra. Ya en el informe arriba mencionado de la Comisión de Documentos se dice:”se sale de lo corriente entre las imágenes de Jesús Crucificado, por su admirable expresión que tiende bastante al hieratismo, sin extremar la rigidez. Es una de las imágenes más antiguas de madera, expuestas frente a las puertas de las iglesias para la adoración de los fíeles, y sin dificultad puede atribuirse al mismo tiempo en que fue edificada esta iglesia parroquial”.

El ejemplar, de transición al gótico, tiene unas dimensiones de 154 × 143 centímetros. Su característica principal es la sensación de calma y serenidad que transmite. La corona de espinas trenzada es posterior a la realización de la imagen.

El cuerpo del crucificado se muestra vertical y con los brazos elevados sobre la horizontal. Los clavos sujetan dos pies en paralelo. Su autoría es desconocida, así como su posible origen, pero no sería extraño que esta talla ya fuese objeto de devoción en alguna de las ermitas existentes con anterioridad a la construcción del actual templo parroquial.